Aunque no se vea, no te olvides de la energía

Menudo año de cambios el 2017. Cuando se terminó la relación que tenía con una persona con la que compartía todo durante 9 años, pensé en mi amiga de la infancia que se fue a vivir a Perú hacía 6 años y no había regresado a volver a vivir a España. Tenía muchísima curiosidad qué era lo que le había atrapado, además de conocer al padre de su hija que nunca le había visto.

Siempre recordaré la sensación que tuve cuando pisé suelo peruano. Había estado 12 horas en un avión con ceniceros en las butacas y con la televisión rota. Cuando salí del avión y alcé la cabeza, vi un ambiente totalmente diferente al que había dejado en España. Pero lo que más me sorprendió y es muy difícil de explicar fue la energía.

No te olvides de la energía - Erase una vez mi viaje

La energía es un concepto que nunca había profundizado, ni en pensar ni en aprender sobre él. Cuando tuve sensación de estar en un sitio con mucha energía (al principio no sabía que era eso), yo me callé, no se lo dije a nadie, y a los pocos días, no recuerdo quién me lo dijo por primera vez… ¿oye Bea, tú sabes que Perú es el país con mayor energía? En ese momento, no pude parar de investigar sobre este asunto. Me apunté a un curso con mi amigo David sobre Terapia Pránica. Este curso consiste en tratar la energía de las personas para curar dolencias o prevenir enfermedades. Es impresionante lo que sentí en ese curso y lo que hizo.

Desde el momento que terminé el curso, entiendo mucho la frase de “tía no sé por qué esta persona me trasmite mal rollo”. Ese mal rollo no se ve, se percibe. Ese mal rollo es que la persona está trasmitiendo energía negativa y tu cuerpo lo está absorbiendo.

No hay comentarios

Haz un comentario