Los carnavales de Cajamarca

Desde hace unos años aquí los carnavales son una fiesta que no me aportaba. Disfrazarme cada vez me gusta menos y la fiesta que hay en Madrid ese día, no me llenaba.

Me hablaron la semana pasada de los mejores carnavales de Perú, una fiesta que no habían disfraces sino color por las calles. Me llamó tanto la atención que sin pensármelo dos veces me hice la mochila y me compré los billetes de bus. Allí había un amigo que nos reservó el alojamiento. Le costó bastante porque ese fin de semana medio Perú va allí. Era la primera vez que viajaba tan lejos dentro de Perú y las 8 horas en bus, me inquietaban. Son conocidos los buses peruanos por lo cómodos que son. Pasamos la noche del viernes en el bus y cuando llegamos ya había amanecido.

Desde el momento que dejamos las mochilas y salimos del hostel sentí que vivía dentro de la película “La Purga”. Todo el pueblo estaba dividido en bandas y todos te miraban con ganas de atacarte. Ese ataque se traducía en echarte por encima pintura mezclada con agua. Hasta que no me pintaron no me sentía parte del pueblo.

Lo que más me gustó de la fiesta es que la gente te observaba y si no te veía beber, te ofrecía. Si no te veía con pintura, te daba un vaso de pintura que pudieras jugar con ellos. Se preocupaban de verdad porque disfrutaras con ellos, y era la primera vez que veía a esas personas.

Lo que menos me gustó del viaje es no haber preparado la mochila mirando el tiempo que iba a hacer. Salía de la costa con calor y me iba a la montaña con fresquito. Me llevé sólo un jersey que se manchó el primer día de pintura. Además cuando llegamos al hostel y preguntamos que por qué no salía agua caliente nos dijeron que sólo funcionaba si había sol (por la energía solar). Ese día estaba nublado.

Desde la persona mayor que se acercaba a ti tímidamente para echarte un poco de agua como el niño que salía de su casa pintado y con ganas de correr por las calles, todo el mundo tenía un mismo objetivo: pasárselo bien y colorear su pueblo de alegría 🙂

No hay comentarios

Haz un comentario